Un aderezo saludable para acompañar tus comidas

Publicada el Publicada en Alimentación

GOMASIO.

Se lo demonima también “sal de sésamo”, porque esta compuesto de semillas de sésamo y sal marina. El procedimiento de elaboración es una antigua tradición oriental: se tuestan por separado los granos de sal y de sésamo. Luego son molidos conjuntamente en un mortero  con lo cual cada grano de sal queda recubierto del aceite de sésamo que liberan las semillas y gracias a esto, el gomasio no provoca sed.

Las proporciones son 10 a 12 cucharadas de semillas de sésamo integrales crudas por cada cucharada de sal marina.

Hay que cuidar que las semillas de sésamo se tuesten ligeramente de manera homogénea, removiéndolas varias veces en el sartén y que no se vayan a quemar, es por eso que conviene hacerlo a fuego moderado. Es conveniente que la molienda de las semillas no sea completamente reducida a polvo.

¿Porque consumir gomasio?

 El sésamo, cuyo aceite es rico en acidos grasos no saturados y lecitina, además de minerales como el calcio, fósforo, hierro y  magnesio, fortifica el sistema nervioso y neutraliza la acidez de la sangre; la sal marina por su parte, favorece la secreción de los jugos digestivos, y por consiguiente estimula el metabolismo.

Es así que el Gomasio es considerado un alimento que debiera estar presente en cada comida.

Tiene un sabor parecido al de la avellana. Se puede espolvorear sobre lo que quieras, ensaladas, sopas, una rebanada de pan, etc. Sobre el arroz en reemplazo del queso rallado!!

Probalo, es fácil de hacer, te dura 8 días conservado en un frasco bien cerrado y estarás aportando a tu cuerpo un alimento de elevado contenido nutricional que colabora en alcalinizar la sangre.

Si dejas de darle a tus niños chocolates, azúcares, miel, y agregas a su ingesta diaria al menos 4 cucharadas de gomasio al día verás como les mejora el humor y estarán más alegres.  

Nota: las personas que sufre de tensión arterial elevada deben controlar su consumo de gomasio por el contenido de sal.