Luna llena de Virgo y como ser útiles frente a lo que vivimos

Publicada el Publicada en Fundación Fhers

Nos encontramos bajo la influencia de la luna llena de Virgo. Como te recordamos en cada lunación, la Humanidad es la encargada de materializar en el planeta Tierra la sabiduría y el amor de grandes seres, que en cada plenilunio nos invitan a renovar nuestro compromiso para una causa mayor.

Bajo esta energía podemos encender como nunca, nuestra capacidad de servicio hacia los demás y unidos en grupo, como hacemos en Fhers, servir al planeta en tiempos actuales de incertidumbre y conflicto.

Se vive un momento delicado, angustia y hasta de desesperación, nuestro marco de seguridad se ha quebrado. Sin embargo, las redes sociales crecen, y los lazos de solidaridad que somos capaces de construir, evidencian que dentro nuestro, existe una energía llamada Amor, capaz de transformar todo lo que ocurre.

Cuándo es y cómo aprovechar su energía

Desde las 2:23 hs am, hs argentina. La luna desde el signo de Piscis se opone al Sol en Virgo, proyectando la energía de este signo. Virgo es un signo de Tierra, que junto a Tauro y Capricornio, forman la trilogía de este elemento. En estos signos venimos a materializar nuestra sabiduría espiritual y todo lo aprendido vida tras vida, ya que forma parte de nuestra última etapa reencarnacionista, siendo Virgo, el final del sendero.

En nuestra carta natal kármica indica las zonas del trabajo, la salud, enfermedades agudas y el área donde a través de nuestra purificación podemos servir y nutrir a quienes nos rodean, compartiendo lo que brinda bienestar y alegría. Regido por Mercurio y Kirón, nos impulsa a conocer nuestra mente y aprender a meditar, para que nuestra Conciencia pueda cumplir un servicio mayor, una vez superada la crítica, el perfeccionismo excesivo y la tendencia a hipocondría. Piscis, su opuesto, representa nuestra capacidad de amor compasivo y la tarea diaria de aquel que decida, a partir de hoy, ser un servidor, una servidora, de Observarse a sí mismo, para recordar que no somos nuestros pensamientos, sino lo que somos capaces de hace por y con Amor.

 

Plenilunios como estos nos acercan al trabajo Jerárquico de grandes seres como el Buda y el Cristo. Si se cumple el servicio adecuadamente, afluye para la Humanidad, una energía de gran liberación de viejos esquemas mentales fijos, despertando el sentido común que proviene de una mente y un corazón unidos.

“Grande es ese corazón que para brillar no necesita apagar la luz de los demás y si muchos corazones brillan, despejan la oscuridad. Empieza ahora, sólo basta un acto de amor”. Elina Oliviero.