Marte entró en Piscis: las claves para diluir la ira y mantener los pies en una tierra dada vuelta

Publicada el Publicada en Fundación Fhers

La realidad actual mundial, el cambio de actividades, el extremo cuidado de la salud y la sensación de lo inesperado, puede despertar dentro nuestro reacciones emocionales ocultas desde la frustración hasta actitudes amorosas con los demás.

Hoy en Buen Karma nos detenemos en la ira, ese sentimiento de enfado profundo que puede llevarnos a la violencia, a perder la conciencia y a actuar de manera que después nos arrepentimos, porque aleja el amor que solemos decir que la vida nos niega.

“No importa cuántas veces repitamos:- ‘no me voy a enojar’-; sin un esfuerzo real, nunca alcanzaremos la paz mental que todos deseamos”

Telescopio kármico: el cielo de hoy

La señal de los planetas nos invita a descubrir si somos sensibles a su influencia. Las tradiciones antiguas aclaran que la energía que actúa en el Cosmos nunca es negativa, al contrario, siempre libera. Es el ser humano que la recepta según sea su visión de la vida y el cuidado que haga de si mismo.

Con la orientación reflexiva de estudiosos maestros del karma, al igual que en Fundación Fhers, la carta natal kármica diaria o personal, es una guía para comprobar cuanto he cambiado o no el carácter. Eso prueban los planetas.

“ no hace falta creer en nada, te darás cuenta tu grado de sabiduría con el trato que les des a los demás, si falta amor, hay aún mucho por aprender”.

Vamos a estudiar al planeta Marte, el guerrero invencible que transita el signo de Piscis. En su trayecto, con su fuego quemante, hierve las aguas de las emociones y saca afuera los sentimientos fallidos que aún anidan en nuestro corazón. Es un agente limpiador de lo que obstruye las correctas relaciones humanas.

Cómo estamos en un mundo donde existe la ley de bipolaridad, en resonancia positiva, despierta la facultad de la compasión y de ver a los aparentes enemigos como hermanos encargados de hacer de espejo de mi mismo.

Todos tenemos el poder de la resiliencia y en esta oportunidad,  la ira reconocida,  es el punto de partida para transformar aquello que me separa de los demás.

Claves para gestionar la ira: un planeta, una solución

En la época actual se juzga si se actúa con ira y violencia y poco se hace para que para enseñarnos a cómo dominar nuestras pasiones. Reprimir nuestras emociones es como guardar lo sucio bajo la alfombra, que nos desborden tampoco es alentador . La propuesta es que las analicemos y lleguemos a entender el pensamiento incorrecto que está detrás del enojo.

El enojo puede destruir la amistad y la confianza que posiblemente tomó vidas desarrollar,  es más peligroso que toda arma, guerra o lucha, porque en un instante de ceguera se pierde todo.

“ la ira demuestra que no se acepta la vida cómo es, el ego se revela a reconocer que lo externo habita dentro nuestro. Lo que niegas te somete, lo que admitís te transforma”.

Para las corrientes Budistas, es la mente concreta y las imágenes grabadas en tu subconsciente de muchas vidas que limitan la ley de tracción. La ira es como querer sacar de dentro del otro, a la fuerza, por violencia, aquello que está en mí. Por eso se lastima y se quiere, porque lo que me enoja no es el espejo, sino lo que me muestra.

1-  Urano: Saber que es la vida, creer en ella y amarla

Nacemos, morimos. Entretanto, tendremos buenos tiempos y malos tiempos, y momentos en los que probablemente no sintamos nada en absoluto. La rueda inagotable del karma que nos llega a todos por igual. Se dice que estamos aquí para reparar, reconstruir y reconciliarnos con aquellas cosas o personas que no pudimos amar. Así que el enojo revela lo que tengo que cambiar. No se trata nunca de ellos sino de vos.

2-  Saturno: Sé un héroe, elige la paciencia

Es imposible que nuestra mente mantenga dos emociones opuestas de forma simultánea. No podemos gritarle a una persona y ser pacientes con ella al mismo tiempo, simplemente no funciona. La paciencia es considerada por muchos como un signo de debilidad, con la que les permitimos a los demás que se aprovechen de nosotros y obtengan lo que les dé la gana. Sin embargo, la realidad no podía ser más diferente.

Cuando estamos frustrados ¿qué tan fácil es simplemente gritar y hacer un escándalo? ¿Y qué tan difícil es permanecer calmados y controlar nuestras emociones? Seguir nuestras emociones adonde quiera que nos lleven no nos convierte en héroes, nos hace débiles. Así que la próxima vez que estés a punto de perder la cabeza, mejor desenvaina tu espada de la paciencia y córtale la cabeza a tu propio enojo. Respirá por nariz al diafragma y contá hasta cien antes de reaccionar, sencilla y efectiva práctica milenaria.

3- Quirón: sé realista analiza las situaciones

El enojo nos produce estrés, angustia, pérdida del sueño y del apetito. Si permanecemos enojados con alguien por mucho tiempo, eso crea una impresión a largo plazo en los demás y, seamos honestos, ¿quién quiere estar cerca de una persona enojada?

Cuando se nos acusa de algo y sentimos que el nudo de defendernos empieza a apretarnos el estómago, tenemos que detenernos y pensar de forma racional. Solo existen dos opciones: la acusación es cierta o es falsa. Si es verdadera, ¿por qué habríamos de enojarnos? Si queremos ser adultos maduros deberíamos de admitirlo, aprender de ello y seguir con nuestra vida. Si no es cierto, ¿por qué habríamos de enojarnos? La persona cometió un error, ¿acaso es algo que a nosotros nunca nos ha pasado?

4- Júpiter: ceder ante el enemigo una buena victoria

Cuando estamos enojados con alguien nuestro impulso es vengarnos. ¿El resultado? Nos sentimos tan o más miserables que antes. Parece contradictorio, pero hacer lo opuesto produce el resultado opuesto: el camino hacia la felicidad.

El objeto de su enojo como su maestro. Si queremos mejorar, esto es, si queremos ser personas más pacientes, más amorosas, amables y felices, entonces necesitamos practicar. Si siempre estamos rodeados de personas que hacen y aceptan todo lo que nosotros queremos, nunca tendremos ningún desafío: la persona con la que estamos enojados se vuelve extremadamente preciosa y nos da la oportunidad de realmente practicar la paciencia.

5- Plutón:  Todo pasa, lo único permanente es el cambio, el amor es lo que perdura.

Cuando nos enfocamos en nuestra definitiva muerte futura (¿mañana, en un año, en cincuenta años?) muchas de las cosas que normalmente nos sacarían de quicio, literalmente, se vuelven nada. No es que ya no nos molesten, sino que reconocemos que no tiene sentido desperdiciar nuestro precioso tiempo, aliento y energía en ellas.

6- Tierra:  Karma: a una semilla le corresponde una cosecha

Muy utilizada la palabra karma en la actualidad,  le solemos dar un sentido cuando algo no deseado le ocurre a otro….pero no hacemos lo mismo cuando nos pasa a nosotros. Ley causa y efecto. Lo positivo es que se puede transmutar cualquier defecto, vicio o emoción negativa . Suceden grandes cosas cuando estás alerta y rompes el patrón mental establecido. Por eso nos dijeron poné la otra mejilla. La tolerancia genera una nueva vida.

7- Neptuno: observa y ordena tu mente con la Meditación

En Fundación Fhers, ofrecemos un servicio gratuito por las redes, todos los días a las 20 hs de la mano de instructoras que facilitan encontrar tu meditador interior.

La meditación familiariza a nuestra mente con pensamientos positivos: paciencia, amor compasión, y es algo que podemos hacer en todos lados, en cualquier momento. Meditar permite crear imágenes y convencer a la mente de que nadie quiere hacernos mal si nosotros no queremos. Es el arte de conectarse con todas las cosas del cielo y de la tierra y construir la fraternidad que falta en el planeta: la humana.

“ aferrarse a la ira es como tomar un carbón caliente entre las manos con la intención de tirárselo a otro: tu eres el único que se quema”. Buda