La carta natal de Alberto Fernandez: qué dice la Astrología sobre el nuevo Presidente

Publicada el Publicada en Astrología

Por Marcelo Moscuzza | Instructor de Astrología de la Fundación Fhers

Un nato buscador de consensos por el bien común, con una gran capacidad intuitiva para resolver problemas. Pero también una excesiva devoción por el poder que podría hacerlo perder el camino, sobre todo, si no elige bien a su entorno. Eso es lo que se desprende del estudio de la carta natal kármica de Alberto Fernández, el presidente electo de la Argentina.

Claro, como siempre enseñamos en la Fundación Fhers, todos en nuestra vida nacemos con virtudes y defectos que se ven en el mapa, pero en todo momento estamos eligiendo si respondemos a nuestros vicios o a nuestro poder creador. Es por eso que es muy importante ejercitar la meditación, motorizar la voluntad con la imaginación y mantenerse en equilibrio con la alimentación y el movimiento. De esta forma todos podemos decidir qué camino tomamos. Al nuevo Presidente del país ahora le toca elegir el suyo.

Alberto Ángel Fernandez, nacido el 2 de abril de 1959 a las 04:30 de la mañana (hora argentina) en Buenos Aires, tiene unos cuantos aspectos en su carta natal kármica que desarrollamos a continuación.

 

Aspectos mayores: un mediador por el bien común

El signo solar y el ascendente son siempre uno de los aspectos esenciales que se analizan, en este caso es Ariano con ascendente en Piscis, una combinación que habla de equilibrio: por un lado tenemos al Sol en signo de fuego que da ímpetu, voluntad y mucha acción. Esta estrella se encuentra en armonía con Urano, lo que le permite ejercer ese tipo de cualidades no en forma egoísta y personal sino para objetivos grupales, inclusivos y orientados al bien común.

Su ascendente en signo de agua habla de una personalidad sentimental, compasiva y con aptitudes para mediar, lo que le da equilibrio a las características del signo solar como se anticipó recientemente.

Júpiter en Sagitario, su talón de Aquiles: devoción por el poder

A pocos días de ser el próximo presidente es inevitable hacer un análisis de sus características en la política: aquí nos encontramos con dos planetas mayores en esa zona, incluyendo Júpiter en los primeros grados de Sagitario. Esto habla de alguien que, durante muchas vidas se ha desenvuelto en ese campo y sus aspectos nos van a mostrar un resumen de logros alcanzados así como también las virtudes que están aún por cultivar.

La armonía de la luna precisamente con Júpiter habla de mucha capacidad a la hora de ejercer sus funciones de una manera correcta y ayudando al crecimiento de los demás, mientras que por otro lado la inarmonía de ese planeta con Plutón sumado a Saturno ubicado en la casa X habla de alguien que tiene como una prioridad importante en esta vida estar en un lugar de poder.

En astrología kármica siempre vemos en las inarmonías también las oportunidades, esto puede ocasionar que haga cosas inmorales para ascender o desarrollar el coraje para comprometerse en proyectos difíciles de resolver donde pocos se animan a inmiscuirse.

Neptuno, una intuición que todo lo resuelve

El otro planeta mayor en el área de la política es Neptuno, que con sus armonías con Saturno habla de una gran intuición para resolver problemas pragmáticos.

El nodo Norte que es analizado como una de las misiones de la vida, se encuentra en el grado 13 del signo de Libra sobre la zona Vlll, que representa entre otras cosas la economía compartida. Las inarmonías de este punto con el Sol nos da el indicio que ha venido a trabajar por la economía grupal buscando equidad y equilibrio. También, que no siempre lo ha logrado.

Su Luna, un llamado de atención para seleccionar a su entorno

Por último vamos a hablar de la Luna en su carta, se observa que es una persona con una intensa vida social que siempre va a estar rodeado de mucha gente. Esto también provoca que quienes tienen este aspecto sean personas con entornos muy grandes y, en muchos casos, famosos y reconocidos en sus comunidades.

En este caso, Fernández tendrá que aprender a distinguir cuáles son sus verdaderos amigos de las relaciones mas efímeras,  y aunque las inarmonías con Neptuno hablan de un cierto escapismo este puede controlarse si toma todo lo positivo del Sextil de la Luna con Mercurio que le brinda mucha racionalidad a las decisiones.