Piscis, el signo de la compasión: dónde se ubica en tu cuerpo y cómo trabajarlo

Publicada el Publicada en Movimiento Conciente

Es el  más emocional de los signos, por ser de agua, mutable y dual. Le resulta difícil disponer de un cuerpo físico afirmado en la tierra y una mente concreta que domestique las emociones. En nuestra carta natal kármica representa las enfermedades crónicas, los lugares de encierro, los enemigos ocultos, todo lo que hemos hecho en vidas pasadas con respecto a estos temas. Si hemos apelado a la fantasía, o adicciones como alcohol o drogas como forma de escapismo para evitar sufrir, en caso de inarmonías de sus significadores, su regente Neptuno, o si hemos desarrollado la compasión y la inspiración sublime de la cual Piscis puede ser capaz si esta armónico.

En el cuerpo está representado por los pies y este mes te vamos a enseñar a masajearlos, que es una forma de activarlos y prestarles atención.

PASO A PASO

1- Sentáte en tu mat bien cómodo/a en posición de Loto y para comenzar  colocá tu pié derecho por encima de tu muslo izquierdo.

2-Comenzá a masajear desde el talón presionando con tus dedos pulgares primero de a pequeñas zonas. Elegís la zona y mientras hacés 2 ciclos de respiración, presionás. Tratá de seleccionar tres puntos distantes, como si fuera un triángulo.

3- Seguí con la planta del pié. Recorré con el pulgar primero el arco interno. Coordiná inspirar primero y exhalar muy lento mientras deslizás tu pulgar. Hacé 2 repeticiones y lo mismo con la parte externa.

4- Contiuá con la misma metodología de 1- en el metatarso     

( la porción del pié que está entre los dedos y el arco). Lo mismo elegís

para comenzar un punto. Podés también hacer movimientos en círculo

alternando la presión.

5- Y por último los dedos!!!  podés empezar por colocar los dedos de las manos entre los de los piés ( como lo que se usa cuando te pintás las uñas). Cerrá los ojos y respirando disfrutá de como se separan los dedos (algo que no hacemos seguido)

6- Masejeás cada uno de los cinco dedos, siempre presionando y chequeando lo que sentís.

 

Podés combinar este masaje con unas torsiones y luego la” posición del niño”