Urano entró en Tauro y se abren nuevas oportunidades de superar los miedos

Publicada el Publicada en Fundación Fhers

En esta tarea maravillosa de vivir, existe en nosotros un sentimiento que suele no permitirnos disfrutar: el miedo.

Llevamos siglos de tradición, de memorias ancestrales para llegar a este momento en que realmente el miedo es más fuerte que la voluntad.  Se ha convertido en un hábito; y el hábito, muchas veces es más fuerte que la razón.

Hoy en Buen Karma te acercamos una reflexión sobre este tema para que puedas conocerte y descifrar esta emoción.

A que le tenés miedo? A una relación comprometida? A la soledad? A que nadie te quiera? A quedarte sin recursos? A sufrir? Preguntas que te pueden ayudar a ver tu subconsciente a estudiar lo oculto en vos.

“ Sólo se teme a lo que se desconoce. Reconocer la ignorancia es el primer paso a la sabiduría. El sabio supera el miedo, porque comprendió que esa emoción es por falta de amor a la vida” Cristian Fhers

Una visión Astrológica Kármica

El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable. Es provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza.

En medicina oriental hay 5 miedos básicos representados por planetas inarmónicos en una Carta Natal Kármica.

En Fundación Fhers a través del estudio personal de tu día de nacimiento, podrás conocer tus miedos más profundos y transmutarlos.

1-  Mercurio y el miedo a morir o a cambia. Genera victimización y rencor por no superar el pasado, o ansiedad por estar en el futuro.

Nuestra mente concreta con los pensamientos sin control genera la no aceptación del presente. No se puede ser libre hasta que se subordine la mente a lo que llamamos conciencia.

2- Júpiter y el miedo a crecer o miedo a amar. Genera Ira y culpa.

Se teme atraer lo que tenemos dentro nuestro. Si reconocemos nuestros defectos, se puede ejercitar y cultivar la virtud contraria. No se puede pedir lo que no se da o se tiene.

“le tengo miedo a mi marido, hermano, o suegra, lo que en realidad dice de verdad es me tengo miedo a mi mismo a mi atracción inexorable…hasta que me atreva a cambiarlo” Cristian Fhers

3- Marte y el Sol y el miedo a crear. Genera Ambición e indolencia.

Muchas veces por miedo a fracasar, repetimos hábitos estructurados. Se pretende fama, fortuna y poder sin considerar las leyes de la vida. El desear conquistas personales desmedidas nubla el poder creador del corazón que construye para muchos y en esos muchos, también estamos nosotros.

4- Saturno y el miedo a confiar. Genera preocupación y obsesiones.

Se tiene la costumbre de poner afuera en el mundo material nuestra felicidad. Eso trae dificultades, nada externo que es pasajero puede darnos el bienestar total. No se trata de ellos, siempre se trata de vos.

5- Venus y el miedo a confiar. Genera tristeza y melancolía.

El apego a las cosas y personas debilita la seguridad interior. Se sufre por no tener cosas y cuando las tenemos, se sufre por no perderlas e igual las vamos a tener que dejar. El secreto, gozar de todo sin necesidad de retenerlo.

El Miedo y la actualidad

Los Maestros del pasado indicaban que este sentimiento es una energía que está impregnado dentro del aura astral del planeta Tierra y que debilita su estructura.

Es muy curioso como frente a una propuesta de orar por la paz, ante una posible guerra mundial, todos adhieren eufóricamente , sobre todo señalando a un culpable.

Esto muy pisciano, genera que las energías entrantes hagan que todo se precipite de alguna manera y que los más sensibles, estén más afectados por el miedo que el resto.

“…el trabajo es interior, lo que me ofende, enoja, duele de los demás indica que eso está en mi, me debilita. El otro es mi reflejo, me muestra lo que tengo que cambiar. Conocerme en espejo diluye el temor y se termina con el viejo truco de culpar”. Cristian Fhers

Era de Acuario, una etapa superior

Estamos entrando en un nuevo ciclo, una etapa en que todo humano debe enfrentar directamente los problemas. Cara a cara consigo mismo. Trabajar sobre las debilidades y transcenderlas. Darle a nuestro ego personal la garantía que si cambia la forma de ver la vida, la vida cambiará de forma.

Es necesario trabajar con el miedo a envejecer, a morir , a no alcanzar una pareja ideal, a enfermar, sufrir o a no llegar a lo que llama ,éxito en la vida; pero ello se debe básicamente a la desconfianza, por no atreverse a reconocer que el problema lo ocasiona la propia mente.

Aquí en este planeta, se aprende a través de la fricción, es un mundo bipolar. De los opuestos lograr complementación. Siempre que hay que enfrentar un problema, se tiene miedo a no resolverlo; de antemano, existe el miedo a enfrentarlo, miedo a una situación psicológica, a cualquier persona, a no disponer de recursos. Miedo a no estar capacitado para encontrar luz en la oscuridad de la mente.

“ la vida es un gran gimnasio moral y estamos aquí para desarrollar nuestros músculos espirituales” Cristian Fhers

Superar la oscuridad con la luz de nuestra condición espiritual

Cada cual debe pasar por la profunda oscuridad para llegar a la luz de la conciencia. Es una prueba en todos los signos del Zodiaco: la oscuridad del olvido de nuestra identidad interna.

La oscuridad es un misterio, es la ausencia total de vida, de luz y de color.

Y naturalmente esto siempre aterra; sobre todo si tiene la sensibilidad psíquica muy desarrollada, porque existen cosas dentro de la oscuridad que debemos confrontar.

Esto nos vuelve a recordar a los grandes ajedrecistas que juegan sin mover las fichas, es decir solo mentalmente. En estos tiempos de urgencias planetaria se nos propone con los planetas en los signos de tierra, demostrar virtudes en la oscuridad (sin mover las fichas, sino imaginarlas). Meditar: ver tu imagen reconciliado con quienes cumplen el rol de crear miedo u horror.

Si el discípulo reconoce que le produce una persona o suceso ,buscando la raíz dentro de si afirmando con imágenes que ya cultiva la virtud faltante el karma se va extinguiendo y con ello poco a poco el miedo; y entonces, se descubre que la oscuridad fue útil y necesaria precisamente en ciertas etapas.

Esta educación, es básica en la Nueva Era, ya que tiene que fundamentarse no en el intelecto ni en la memoria, sino en la creación de virtudes en meditación .

Hay que afrontar el miedo y ahora mismo. La mejor forma es reconocerlo, aceptarlo como materia prima y sentirse parte de él. Si se recurre a la memoria para resolverlo se fracasará ya que se vera al miedo como algo que llega de afuera.

Nos enredamos en las situaciones; debido a que por miedo, siempre buscamos  una solución a parte del problema, cuando en realidad, el problema somos nosotros mismos.

“ Ya nada me da miedo, porque descubrí que el amor lo ahuyenta. Estoy liberado de la voluntad de tener razón, de justificarme descalificando a los demás . Por ello ya no tengo miedo. Ya no siento nada negativo por otros, simplemente:  amo” Atenágoras